El que no corre... vuela y contamina

  • El contenido completo de este artículo sólo está disponible para los suscriptores de Alternativas Económicas.

    Inicia tu sesión   o   Suscríbete

  • Febrero 2016

    Lo mejor sería, simplemente, quedarse quieto. Trabajar cerca de casa o abonarse al teletrabajo. O no basar nuestras apuestas de ocio en desplazamientos continuos... ¡especialmente los desplazamientos de fin de semana en avión! La vida sostenible pasa por una movilidad sostenible, y eso significa intentar disminuir hasta lo mínimo imprescindible nuestras necesidades de ir motorizados. 

    De todos los gases con efecto invernadero, las actividades relacionadas con el transporte contribuyen a ellos con un 23%. Pero lo peor es que es el sector cuyas emisiones aumentan más. Se trata de un reto monumental darle la vuelta a la tendencia, porque se espera que la demanda de movilidad mundial de viajeros y mercancías se duplique entre la actual década y el año 2050. 

    Un dato interesante es el hecho de que el 70% de las emisiones de transporte de viajeros se generen en trayectos de menos de 50 kilómetros. Eso significa que la cosa está difícil, pero que existe margen para actuar....

    Los artículos que componen el dossier son:

    Todavía no hay comentarios, sé el primero en opinar

    Escribe tu comentario

    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.
    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.
    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.