El que no corre... vuela y contamina