Necroeconomía // Ironía frente al saqueo