“Nuestro gasto en infancia es ridículo” // Pau Marí-Klose