Administración

  • El contenido completo de este artículo sólo está disponible para los suscriptores de Alternativas Económicas.

    Inicia tu sesión   o   Suscríbete

  • Por (Periodista)
    Diciembre 2017

    En España, y en otros países europeos, ciertos gremios han perdido mucho empleo y mucho fuelle. Se me ocurren, como ejemplos, los sectores de la confección textil, las academias de rigodón, el alquiler de vídeos, la cría de burros o la prensa, por citar sólo algunos. En los sectores que más o menos sobreviven, el empleo se ha reducido de una forma tremenda. Fijémonos en una típica empresa industrial, como Seat. En 1980, tenía 32.000 trabajadores y producía menos de 400.000 coches anuales; el año pasado tenía 12.700 trabajadores y produjo 450.000 coches, mucho mejores que los de 1980, en una sola factoría, la de Martorell.

    En general, se produce más que hace cuatro décadas y con menos trabajadores. En Europa se ha vivido un proceso de desindustrialización y de relativa decadencia económica, pero el factor esencial del cambio, y de la contracción del mercado de trabajo, han sido las nuevas tecnologías. Hasta ahí estamos de acuerdo, ¿no?

    Se produce más hoy, y...

    Todavía no hay comentarios, sé el primero en opinar

    Escribe tu comentario

    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.
    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.
    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.