Ciencia-ficción

  • El contenido completo de este artículo sólo está disponible para los suscriptores de Alternativas Económicas.

    Inicia tu sesión   o   Suscríbete

  • Por (Periodista)
    Julio 2016

    La economía es ciencia y es ficción. Más ficción que ciencia, a veces. ¿Quieren ejemplos? Muchísima gente considera que si Adolf Hitler se hubiera retirado en 1939, antes de la guerra y el genocidio, sería aún hoy el mayor héroe de Alemania. Por aquello del milagro económico y las autopistas. Se recuerda de aquel período la ruptura del ciclo hiperinflación-deflación propio de la República de Weimar, la reducción rapidísima del desempleo y el auge de la euforia patriótica. Se recuerda menos que los obreros alemanes de entonces cobraban mucho menos que los obreros franceses o británicos, que estaban prácticamente militarizados y que el brutal esfuerzo inversor del Estado nazi en las industrias de siderurgia y armamento sólo podía desembocar en una guerra. Es decir, se recuerda mejor el relato (“Alemania renació”) que los hechos.

    Otro ejemplo. La mayoría de los  estadounidenses consideran que Ronald Reagan fue un gran presidente porque superó el círculo...

    Todavía no hay comentarios, sé el primero en opinar

    Escribe tu comentario

    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.
    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.
    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.