El rigor de las cifras