La guerra

  • El poder de la revista está en TUS manos. Súmate a este proyecto cooperativo.

    Inicia tu sesión   o   Suscríbete

  • Por (Periodista)
    Enero 2016

    Un buen economista que se pone a cavilar suele tener mucho peligro. Desde hace algún tiempo, varios economistas juguetean con una explicación para la falta de crecimiento en los países ricos: nos falta, dicen, una buena guerra. No por las viejas razones keynesianas, lo del gasto público y el negocio de la reconstrucción, sino porque durante las guerras los políticos tienen que esforzarse y tomar decisiones correctas, y la ciudadanía acepta casi cualquier sacrificio. Esto no lo digo yo, lo dice gente como Ian Morris o Tyler Cowen. En cuanto cavilan un poco más, deciden que las dos guerras mundiales del siglo XX favorecieron grandes avances sociales y tecnológicos, sí, pero también una mortandad inaceptable. Y concluyen que una tercera guerra mundial, con el armamento hoy disponible, nos devolvería casi a la edad de piedra. O sea, que la guerra no es tan buena idea.

    También concluyen que la falta de crecimiento vendría a ser una especie de peaje que pagamos por la paz....

    Este artículo sólo es posible con tu colaboración.
    Haz una donación

    Todavía no hay comentarios, sé el primero en opinar

    Escribe tu comentario