Las décadas perdidas

  • El contenido completo de este artículo sólo está disponible para los suscriptores de Alternativas Económicas.

    Inicia tu sesión   o   Suscríbete

  • Por (Periodista)
    Febrero 2014

    Suele ironizarse con la capacidad de vaticinio de los economistas. Ya saben eso de que no son muy fiables cuando predicen el futuro, cosa comprobada de forma exhaustiva, pero que en cambio poseen una extrema clarividencia para predecir el pasado. Esas son bromas injustas. Los economistas tampoco son clarividentes cuando miran al pasado. Si quieren una prueba, ahí está Japón.

    La economía japonesa entró en una fase de aparente letargia cuando, en 1991, estallaron las burbujas inmobiliaria y bursátil. Se ha hablado muchísimo sobre la década perdida de Japón (1991-2000), y ahora se habla de las décadas perdidas porque el Gobierno de Tokio sigue luchando a estas alturas contra la deflación y la falta de crecimiento. El primer ministro, Shinzo Abe, lanzó el pasado año un ambicioso programa de emisión de montañas de dinero por parte del banco central, combinado con la construcción de infraestructuras (las catástrofes nucleares y los tsunamis refuerzan la necesidad del...

    Todavía no hay comentarios, sé el primero en opinar

    Escribe tu comentario

    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.
    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.
    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.