Petróleo

  • El contenido completo de este artículo sólo está disponible para los suscriptores de Alternativas Económicas.

    Inicia tu sesión   o   Suscríbete

  • Por (Periodista)
    Diciembre 2014

    Hace bastantes años, cuando era joven, pensaba que la política era sólo un trasunto de los factores económicos. Luego me pareció que, al contrario, la economía era el resultado de las ideas políticas dominantes. Pero quizá política y economía sean lados de un mismo ángulo, unidos en un vértice. Podemos mirar la política y la economía de forma integrada: funcionarían como una abscisa y una ordenada, los lados fijos de un gráfico, y a la relación entre ambas (eso que suele dibujarse en forma de curva o de línea llena de altibajos) la llamaríamos historia.

    Todos conocemos, más o menos, las siniestras consecuencias del negocio del petróleo. Sabemos que muchas guerras se hacen en su nombre, sabemos de su poder corruptor, sabemos que contamina. También sabemos que, por el momento, no somos capaces de pasar sin él. El coche eléctrico ya está inventado. El avión eléctrico, todavía no. Pero nunca deja de sorprender la inmensa capacidad del petróleo para influir...

    Todavía no hay comentarios, sé el primero en opinar

    Escribe tu comentario

    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.
    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.
    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.