Prohibición

  • El contenido completo de este artículo sólo está disponible para los suscriptores de Alternativas Económicas.

    Inicia tu sesión   o   Suscríbete

  • Por (Periodista)
    Septiembre 2015

    Hay que admitirlo: tenemos un talento especial para agravar cualquier problema. No importa que el problema sea de por sí gravísimo. Si nos dejan hacer, podemos empeorarlo hasta límites inconcebibles.  Un ejemplo entre muchos es la droga. Un siglo después de que Estados Unidos iniciara las políticas prohibicionistas contra la cocaína, y después contra la marihuana, el consumo no ha dejado de crecer. Entretanto, los contribuyentes han gastado fortunas para aplicar una prohibición que no funciona, las cárceles se han llenado de personas que no implican ningún peligro para la sociedad y las mafias se han hecho lo bastante ricas y poderosas como para corromper países enteros. Véase México.  

    El Mediterráneo se ha convertido en una gigantesca fosa común

    El prohibicionismo constituye un gran negocio para pocos

    Consideremos ahora la cuestión de los inmigrantes. La Unión Europea reconoce necesitar cada año al menos 1,5 millones de inmigrantes para mantener su actual...

    Todavía no hay comentarios, sé el primero en opinar

    Escribe tu comentario

    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.
    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.
    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.