Riesgo

  • El contenido completo de este artículo sólo está disponible para los suscriptores de Alternativas Económicas.

    Inicia tu sesión   o   Suscríbete

  • Por (Periodista)
    Junio 2016

    Hace tiempo hablamos aquí de la prima de riesgo. Se trata de un concepto fácil: cuanto más pobre o endeudado está alguien, más caro se le presta el dinero. El acreedor trata de compensar con unos intereses altos el peligro de no recuperar el crédito. La cosa tiene su lógica. En estos asuntos, sin embargo, el sentido común deja de ser útil a partir de un cierto punto. ¿Recuerdan 2011? La prima de riesgo española llegó a rondar los 500 puntos, es decir, un 5%. Por cada euro prestado a España había que pagar cinco céntimos más de lo que pagaba Alemania, país al que se considera el paradigma del cliente fiable. Por entonces, la deuda pública de España apenas superaba el 60% del producto interior bruto, que es todo lo que se produce en un año.

    Cinco años atrás, ciertamente, el déficit presupuestario galopaba a un ritmo cercano al 10% y la deuda crecía con rapidez. Pero ahora se mantiene un déficit considerable, en torno al 5%, y la deuda pública ya ha superado...

    Todavía no hay comentarios, sé el primero en opinar

    Escribe tu comentario

    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.
    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.
    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.