Vivir, sí, ¿pero dónde?