Oro, petróleo y aguacates // Venas que siguen abiertas