¿A dónde voló el empleo de EE UU?