Con Merkel III, Europa avanzará, pero al ralentí