Economía progresista para afrontar la crisis