El ‘berretín’ argentino del dólar