El contribuyente rescata al automóvil