El gasto público de Francia, a examen en la austera Europa