Emergentes: una crisis sobre todo local