Estados Unidos: hacia un aterrizaje suave