Hollande o el arte del equilibrio