La diferencia ’técnica‘ más decisiva