LA FOTO DE AGUSTÍ CARBONELL // Más conformistas, más pequeños