La UE, clave en el ‘caso Castor’