La UE olvida una seña de identidad