Los ejecutivos millonarios ya no sueñan con Suiza