Los ejecutivos suizos salvan su sueldo