Los ‘lobbies’, por la puerta giratoria