Los salarios ya bajan, el paro no