Más presión fiscal, pero menos gasto social