Paralizados por las elecciones alemanas