Tras la huelga, ¿de nuevo la cárcel?