Una economía que se alimenta con gota a gota