París, ¿alumno díscolo de Europa?