Populismo

  • El contenido completo de este artículo sólo está disponible para los suscriptores de Alternativas Económicas.

    Inicia tu sesión   o   Suscríbete

  • Por (Periodista)
    Septiembre 2019

    Llevamos ya mucho tiempo dándole vueltas al asunto del populismo. No es un fenómeno nuevo, por supuesto. Ni es fácilmente definible, porque lo hay de todos los colores y cataduras. Para discernir en qué consiste resulta útil un proceso de eliminación. Veamos: puede encarnarse en forma de dictadura de derechas o de izquierdas (Mussolini o Chávez) y, por tanto, no es posible describirlo por sus rasgos ideológicos; puede surgir de procesos formalmente democráticos (Donald Trump o el Brexit) y, por tanto, no debemos identificarlo con la ruptura de la legalidad; puede propugnar el neoliberalismo (Bolsonaro) o el proteccionismo (Kirchner) y, por tanto, su doctrina económica es secundaria.

    Hay quien dice que se caracteriza por ofrecer soluciones simples a problemas complejos. En ese caso, no costaría nada describirlo: el populismo sería justo lo contrario a un intelectual francés. También hay quien lo describe como la reacción airada de una mayoría social contra las élites...

    Todavía no hay comentarios, sé el primero en opinar

    Escribe tu comentario

    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.
    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.
    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.