Por una ley que obligue a respetar los derechos