Proteccionismo y libre comercio

  • Por (Editorialista de Alternatives Économiques y ex presidente de la cooperativa)
    Octubre 2019

    Justo comercio: El debate sobre el comercio internacional no se resume en un conflicto entre partidarios del libre comercio y defensores del proteccionismo. Las críticas que se hacen al Ceta o al proyecto de acuerdo con Mercosur no cuestionan el principio del comercio internacional, sino que muestran su inquietud ante la posibilidad de ver circular unos productos y servicios que no respetan nuestras normas en los ámbitos sanitario, medioambiental y social. Por eso, las ONG han obligado al Gobierno francés a reconocer que el Ceta posibilita la importación de carne canadiense alimentada con harina animal prohibida en el Viejo Continente. Se corre el riesgo de provocar una igualación por lo bajo. Sin embargo, si los Estados miembros así lo decidieran, la Unión Europea podría imponer el respeto a nuestras normas a sus socios, preocupados por acceder a su vasto mercado, en lugar de contentarse, como en los acuerdos actuales, con enunciar unos principios generalmente no vinculantes. Así se podría provocar un movimiento de igualación por lo alto. 

    Pensiones: Una reforma puede ocultar otra. El primer ministro francés era poco favorable a la amplia reforma de las pensiones prometida por Emmanuel Macron por miedo a que se levantasen todos los que se consideraran perjudicados. Lo más urgente para Edouard Philippe era retrasar la edad de jubilación para ahorrar, como Nicolas Sarkozy en 2010. Se diría que una cosa no impide la otra: la edad legal de jubilación en el nuevo sistema se mantendría en los 62 años, como se comprometió Macron, pero se introduciría una edad pivote de 64 años, por debajo de la cual las pensiones sufrirían un recorte. En resumen, sería posible jubilarse a los 62 años, pero con una pensión reducida. Dado que muchos trabajadores mayores están hoy en el paro y tienen muy pocas posibilidades de volver a trabajar, ese aplazamiento significará ahorrar a su costa, pues tendrán que depender del seguro de paro o del salario mínimo de inserción, menos ventajosos, o jubilarse con una pensión rebajada. 

    El informe de Jean-Paul Delevoye, alto comisario para la reforma de las pensiones, propone, sin embargo, dar la posibilidad de jubilarse anticipadamente a las personas que hayan tenido una vida laboral larga, lo que limita ese efecto perverso. Ello no impide que todo retraso de la edad legal de jubilación quita a los que han ejercido los empleos más penosos una parte mayor de su tiempo de jubilación probable dada la diferencia de esperanza de vida persistente entre obreros y cuadros. Es un efecto aún más injusto si se tiene en cuenta que el Gobierno, de acuerdo con la patronal, ha reducido considerablemente el alcance de la cuenta de penosidad [una cuenta en la que los trabajadores que se enfrentan a labores penosas van acumulando puntos que les permiten, entre otras cosas jubilarse anticipadamente] creada en 2014. 

    Participativo: Tras el gran debate organizado en respuesta al movimiento de los chalecos amarillos, Emmanuel Macron ha decidido convocar una conferencia ciudadana. Hasta 150 personas elegidas por sorteo van a intentar definir consensualmente el modo en que Francia debe emprender su transición energética. Lejos de ser una bagatela, el sorteo permite reunir asambleas representativas de la población y, frente a las cuestiones que dividen a la sociedad, legitimar la acción pública neutralizando las oposiciones. En Irlanda, este método ha permitido llegar a un consenso, relativo, sobre temas sociales tan importantes como el matrimonio para todos y la interrupción voluntaria del embarazo. También se ha utilizado en Islandia para modificar la Constitución. Sin embargo, extraña que todavía sea necesario en Francia reflexionar sobre la transición energética antes de actúar, cuando en el pasado se han hecho ya amplias consultas, como la conferencia Grenelle del medio ambiente en 2015… También uno duda sobre la voluntad del Gobierno de poner en marcha posibles propuestas audaces engendradas por la conferencia cuando termine su trabajo a comienzos de 2020, dadas las decisiones que se han tomado tras 2017. Es, pues, una experiencia interesante, pero habrá que ver a la larga si no se trata de una bagatela que el presidente se ha sacado de la chistera en respuesta a los chalecos amarillos.

    Este artículo sólo es posible con tu colaboración.
    Haz una donación

    Todavía no hay comentarios, sé el primero en opinar

    Escribe tu comentario