Se busca piso social por mar, tierra y aire

  • Octubre 2019

    Hábitat 3: La fundación ha reorientado su actividad hacia la compra de viviendas y la búsqueda de pisos privados ante la falta de colaboración de la banca.

    Una de las personas que viven en pisos gestionados por Hábitat 3. FOTO: habitat 3

    El paisaje tras la última gran crisis de 2008  y la precarización laboral dejó claro como nunca hasta qué punto la inserción social depende hoy de la vivienda. Con esa idea en mente, la Mesa del Tercer Sector, que agrupa a más de 3.000 entidades sociales presentes en Cataluña,  impulsó a finales de 2014 una fundación que intentara resolver la paradoja que suponía la existencia de pisos vacíos en paralelo a los desahucios. Quería aumentar el escaso parque de vivienda social —el 2%, del total frente al 15% de media de la Unión Europea y que, para alcanzarlo en la comunidad, supondría conseguir 230.000 viviendas más de alquiler social respecto de los 60.000 existentes—, pensando en las personas que se encuentran en una especial situación de vulnerabilidad. Transcurridos cinco años de trabajo ingente, la fundación, presidida por Carme Trilla y dirigida por Xavier Mauri, gestiona en total 463 viviendas y prepara ya un proyecto para habilitar 17 más en  el mismo recinto donde tiene se su sede, en la Casa Bloc de Sant Andreu, en Barcelona, un proyecto de viviendas obreras diseñado por el grupo de arquitectos del colectivo GATCPAC e impulsado en su  momento por la Generalitat durante la Segunda República y recuperado tras el franquismo.

     

    LA AYUDA DE PARTICULARES

    La fundación —que no es la que elige a las familias que habitan los pisos, sino que los pone a disposición de distintos programas de vivienda tanto de entidades sociales como de las Administraciones— batalla por conseguir vivienda de donde sea, pero los gestores tenían, sobre todo, en la cabeza el estoc inmobiliario de la banca. Se trataba de replicar la obtención de cesiones de más de un centenar de viviendas por parte de la Fundación Fomento de la Vivienda Social promovida por Cáritas cuando la propia Trilla trabajaba en ella. A la banca se le ofrecía una interlocución única y garantías de pago. Sin embargo, las cosas se torcieron.

    “Nuestras expectativas con la banca no se cumplieron y, al no disponer de la primera fuente de viviendas que preveíamos, ha habido que cambiar de planes”, explica el director general de Hábitat 3.  En algunos casos, bancos como el Sabadell han creado su propia gestora para casos similares (Sogeviso); en otros, han vendido sus carteras a grandes fondos o a sociedades familiares con elevada capacidad de inversión —“venden Excells”, ilustra Mauri—.

    Hábitat3 ha comprado 33 pisos con créditos públicos y privados

    De los pisos que gestionan, la mayoría (350) son propiedad de privados que aceptan un alquiler asequible y que ceden a la fundación y la búsqueda del inquilino, la relación con este, y también la de este con la comunidad de vecinos. La fundación, que también ofrece ayudas a la rehabilitación de las viviendas que lo requieren, garantiza el pago sin retrasos y un seguro. Habitualmente, los inquilinos pagan una cantidad simbólica (150 o 200 euros), y se subvenciona la diferencia, con ayudas de los ayuntamientos. La tasa de renovación de los propietarios privados está siendo del 80%. “La subida de alquileres en ciudades como Barcelona de estos últimos años no ayuda”, explica Mauri.  Después de tres años de precios congelados (no se les sube la inflación), el incremento establecido para las renovaciones ha sido del 11%. En Barcelona, los precios han aumentado un 37% entre 2013 y principios de 2019, según el Incasòl.

     

    CESIÓN DE LA GENERALITAT

    Otras 80 viviendas han sido cedidas para alquiler social por el Gobierno catalán, que en 2015 creó la figura del “tanteo y retracto”, consistente en que cuando un banco o un gran tenedor de pisos vende, la Administración tiene derecho a quedárselo para gestionarlo ella, o ayuntamientos y entidades sociales.  Pero la nueva vía, no prevista en los inicios de la fundación, ha sido la adquisición de viviendas por parte de la propia fundación, que ha recurrido para ello a préstamos, principalmente del Instituto Catalán de Finanzas (ICF) y a Caixabank. Suman 33 las promovidas, a las que se sumarán las mencionadas 17 en la Casa Bloc.

    Por todos estos cambios, la fundación, que maneja un presupuesto anual de 3,5 millones de euros y en la que trabaja una veintena de personas, más voluntarios, ha pasado por momentos delicados, aunque ahora vuelve a mirar hacia delante. 

    Uno de los retos mayores para Hábitat 3 es la colaboración con entidades que ayuden a la inserción laboral de los inquilinos, de modo que el paso por las viviendas de alquiler social no se eternice y se pueda atender al máximo de personas que lo requieran. En algunas ocasiones, además, ha tenido que lidiar con ocupaciones ilegales. 

    Este artículo sólo es posible con tu colaboración.
    Haz una donación
    Los artículos que componen el dossier son:

    Todavía no hay comentarios, sé el primero en opinar

    Escribe tu comentario