¿Se puede salvar el campo?

  • El contenido completo de este artículo sólo está disponible para los suscriptores de Alternativas Económicas.

    Inicia tu sesión   o   Suscríbete

  • Para conseguir precios justos y afrontar con éxito la revolución tecnológica, los productores tienen la opción de asociarse y apostar por la calidad.

     El olivar es de los sectores con más dificultades. Foto: Getty

    Hacía tiempo que el descontento en la España rural era manifiesto, pero han hecho falta manifestaciones, tractoradas y cortes de carretera para poner en primer plano los apuros de los agricultores y hacer saltar las alarmas en los círculos del poder. En juego está no solo el bienestar de la gente del campo, sino también la supervivencia de una actividad esencial para garantizar el suministro de alimentos a la población, contrarrestar el cambio climático y frenar la despoblación de la España interior. 

    Motivos para el malestar

    La crisis es tan grave que ha suscitado una rara unanimidad entre agricultores pequeños, medianos y grandes de todas las comunidades autónomas. La queja más oída es el deterioro de los márgenes con que trabajan: cada vez...

    Todavía no hay comentarios, sé el primero en opinar

    Escribe tu comentario