¿Son compatibles las religiones con la modernidad?