Tiembla el motor

  • El poder de la revista está en TUS manos. Súmate a este proyecto cooperativo.

    Inicia tu sesión   o   Suscríbete

  • 3 Febrero, 2020

    Viene un coche eléctrico, conectado, compartido y autónomo. Este sector clave en la economía se prepara para una reconversión mayor.

    Angela Merkel en un acto de Volkswagen. FOTO: GETTY IMAGES

    El automóvil ha representado progreso social y económico durante más de 100 años, a la par que una fuente principal de contaminación y emisiones dañinas para el planeta. Sobre sus ruedas se ha consolidado la clase media y se ha construido un símbolo de estatus y de libertad individual. Y la industria que fabrica autos (y sus relatos asociados) ha alcanzado tal envergadura que la producción y las ventas de coches marcan tendencia en la actividad económica, emiten señales en materia de empleo, impulsan el sector exportador, son termómetro de confianza y condicionan los vaivenes del crédito al consumo. Los cambios de calado en este sector impactan en nuestras vidas y en la economía. Y el coche se acerca a un cruce donde confluyen casi todos los retos de nuestro siglo. 

    El...

    Este artículo sólo es posible con tu colaboración.
    Haz una donación

    Todavía no hay comentarios, sé el primero en opinar

    Escribe tu comentario