Trabajo digno, con o sin ‘app’