Trabajo // El combate contra la temporalidad nace cojo