También la oficina puede ser verde