Trump agita el látigo contra la UE y China