Una herida que frena el crecimiento