Una región sin justicia distributiva