De la escoba a los robots inteligentes