Las cantinelas liberales

  • El contenido completo de este artículo sólo está disponible para los suscriptores de Alternativas Económicas.

    Inicia tu sesión   o   Suscríbete

  • Por (Editorialista de Alternatives Économiques y ex presidente de la cooperativa)
    Diciembre 2014

    Editorialista de Alternatives Économiques y ex presidente de la cooperativa

    INCOHERENCIA Al tomar la decisión de limitar las prestaciones que perciben las familias más favorecidas, el Gobierno francés se ha querido dar una imagen “de izquierda” a la vez que ha reducido en 800 millones de euros el coste de la política familiar, cuantía que se suma al ahorro ya programado. Pero en lugar de restringir el campo de las prestaciones, hubiera sido mejor seguir reduciendo el techo del cociente familiar. La consecución de este movimiento, puesto en marcha en 2012, va a ser ahora muy difícil, por no decir imposible políticamente: desde el momento en que se cuestiona la universalidad de las prestaciones, los titulares de rentas elevadas —y hay muchos entre los editorialistas en boga— van a poner el grito en el cielo si se les toca el cociente familiar. Al elegir, hubiera sido preferible proseguir en esta vía.

    Veamos por qué. El beneficio del cociente es proporcional a la...

    Todavía no hay comentarios, sé el primero en opinar

    Escribe tu comentario

    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.
    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.
    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.